Si eres un amante de la bicicleta y practicas con ella frecuentemente, seguramente hayas recibido alguna vez la visita del llamado “Hombre del Mazo”. Sí, estoy hablando de la temida pájara, un problema que hasta los mejores profesionales han sufrido alguna vez mientras estaban subidos en su bici.

Cuando sufrimos una pájara, nuestro cuerpo se debilita repentinamente hasta el punto de que nos quedamos sin fuerzas para seguir pedaleando e incluso podemos sufrir mareos, sudores fríos, desorientación o alucinaciones. Básicamente, esto se debe a la caída del nivel de glucosa en sangre, lo que científicamente se denomina hipoglucemia. Ante esa falta de glucosa, el cerebro activa un mecanismo de defensa para evitar que sigamos agotando nuestras reservas de energía y nos quedemos, literalmente, sin gasolina. De alguna manera, la pájara sería la forma que tiene nuestro organismo de avisarnos de que estamos en la reserva y de que tenemos que parar a repostar lo antes posible.

¿Cómo puedo evitarla?

Para evitar que nuestro cuerpo se quede sin energía mientras practicamos ciclismo, debemos seguir una serie de consejos básicos que nos evitarán cualquier problema:

- Mantén una alimentación adecuada en las horas previas a la práctica del deporte. En este sentido, no deben faltar en tu dieta los hidratos de carbono (pasta, arroz, cereales, etc). Si el ejercicio va a ser prolongado, también debes alimentarte mientras estás subido en la bicicleta, así que procura ingerir cada hora aproximadamente una pequeña cantidad de alimentos ricos en azúcares e hidratos de carbono.

- Hidrátate. La ingesta de líquidos también es muy importante cuando vas a realizar ejercicio, especialmente si la temperatura es elevada. Por tanto, no dudes en hidratarte cada 15 o 20 minutos en días calurosos o cuando te encuentres sediento en el caso de que las temperaturas sean más bajas.

- Asegúrate de estar en buena forma antes de realizar un gran esfuerzo. Tu estado de forma también influye en la cantidad de energía que consumes, así que debes ser consciente de qué puedes hacer y qué no.

- Escucha a tu cuerpo. Si empiezas a notarte demasiado fatigado, reduce la intensidad de tu pedalada para rebajar el esfuerzo físico que estás realizando. No ignores las señales que te envía tu cuerpo.

¿Cómo reaccionar si tenemos una pájara?

Si no has seguido estos consejos y el Hombre del Mazo se cruza en tu camino, lo mejor que puedes hacer es parar, bajarte de la bici y tratar de reponer fuerzas lo antes posible. Necesitas recuperar tu nivel de glucosa en sangre, así que intenta conseguir alimentos ricos en azúcar, como la fruta, los dulces o las barritas energéticas. También es importante que bebas agua o alguna bebida energética para recuperar líquidos.