Si practicas ciclismo o te mueves es bicicleta de forma habitual, es posible que alguna vez hayas sentido que los pies se te quedaban dormidos.

Aunque no lo parezca es algo muy común y que muchos usuarios de la bicicleta han sufrido. Por eso en nuestra entrada de hoy te vamos a contar cuáles son las causas del adormecimiento de los pies cuando vas en bicicleta y cómo puedes solucionarlo.

¿Por qué se quedan los pies dormidos en la bicicleta?

Cuando vas en la bici los pies se pueden adormecer por varias causas, por ejemplo, si tienes un problema de circulación, pero en grandes rasgos y como problemas que pueden afectar a todos los ciclistas, las causas más comunes de los pies dormidos son estas:

Talla incorrecta o zapatillas de mala calidad. Muchas veces nos guiamos más por la estética que por la comodidad, y acabamos adquiriendo unas zapatillas de ciclismo que no se adaptan a la fisionomía de nuestro pie. Si a esto le sumamos una talla demasiado pequeña o demasiado grande, el resultado puede ser catastrófico y además puede llegar a ser la causa de que nuestros pies se queden dormidos.

Solución. Escoge unas zapatillas adecuadas y que sean de calidad, es mejor invertir algo más de dinero en unas zapatillas buenas que nos proporcionen la comodidad que necesitamos.

Si no sabes cómo tienes que elegir unas zapatillas de ciclismo, te recomiendo que te pases por esta entrada en la que te contamos cómo elegir las mejores zapatillas de ciclismo.

Mala colocación de las calas. Si no tienes las calas colocadas en la posición adecuada puede ser otra de las causas.

Solución. Recoloca las calas y alterna su posición para encontrar una en la que te sientas a gusto y consigas que los pies no se te queden dormidos.

Correas demasiado apretadas. Una buena sujeción te ayudará a mejorar el rendimiento en los tramos más complicados, pero debes tener cuidado porque puede ser un arma de doble filo. Si llevas excesivamente apretadas las zapatillas sólo conseguirás que el flujo sanguíneo no fluya correctamente y eso se traduce en pies dormidos.

Solución. Intenta aflojar las correas en una posición en la que te sientas cómodo y en la que tengas el pie sujeto, pero sin llegar a ejercer demasiada presión, seguro que notas la diferencia.

 

¿Tenías este problema? ¿Hay algún otro remedio que conozcas para evitar que los pies se queden dormido cuando vas en bici?