Ya va llegando el verano y las temperaturas, como ya estamos notando, están subiendo considerablemente. Este hecho hace que nos apetezca más salir a la calle y practicar nuestro deporte favorito, en nuestro caso, el ciclismo. No obstante, debido al incremento de las temperaturas se incrementa el riesgo de sufrir los achaques del calor y el sol durante el ejercicio. Por ello es totalmente recomendable seguir estos 6 consejos para montar en bicicleta en verano que evitarán que nuestra salud se vea afectada por los estragos del verano.

 

Mantente hidratado

En esta época del año, especialmente en las ciudades más calurosas es imprescindible mantenerse hidratado. Normalmente es aconsejable beber entorno a los dos litros de agua diarios. Esta cantidad debe doblarse si tenemos pensado hacer ejercicio. Es imprescindible beber antes, durante y después de hacer ejercicio, tengas o no sed. Una buena solución es llevar contigo una camelback que mantenga el agua fresca durante todo el trayecto y te evitará la “preocupación” de encontrar una fuente o tienda para comprar agua. Al finalizar, deberás beber no solo agua, sino también algún refresco o incluso cerveza. Estos te ayudarán no solo a recuperar los líquidos perdidos, también a reponer las sales minerales invertidas en el ejercicio.

Protégete del sol

Hidratarse no es la única medida de protección contra los estragos del sol y del calor. Cuando montamos en bici con altas temperaturas es prácticamente obligatorio la utilización de crema solar que nos evite quemaduras por la exposición prolongada al sol. Esta crema protectora deberá ser de factor elevado ya que no podremos parar a menudo a aplicárnosla nuevamente. Igualmente, imprescindible es la utilización de gafas de sol, que no solo nos protegerán de este, sino que también nos protegerán de los posibles mosquitos e insectos con los que nos podremos topar.

Vigila las horas

Cuando una persona se dispone a realizar una actividad física en verano es aconsejable que evite las horas de mayor calor. Por ello deberá realizar el ejercicio o bien antes de las 12 del mediodía o bien pasadas las 19:00 de la tarde. Así se reducirán notablemente de sufrir golpes de calor. No obstante, aun saliendo en las horas de menos sol es aconsejable, en la medida de lo posible, circular por lugares donde exista sombra.

Utiliza ropa adecuada

A la hora de llevar a cabo una actividad física, en este caso ciclismo, siempre es aconsejable la utilización de ropa cómoda y adecuada a la estación en la que estamos. En este caso deberemos utilizar ropa que, además de ser cómoda, que sea de colores claros, de manga corta y que permita el paso fluido de aire y una correcta transpiración.

Mantén la bicicleta a punto

Esto puede parecer algo obvio pero un mal mantenimiento de nuestra bicicleta puede suponer un gasto de energía extra en nuestras rutas de verano. Asegúrate de que no existen pinchazos en la cámara de las ruedas y que estas están bien hinchadas, de lo contrario la superficie de rozamiento de la rueda con el suelo será mayor y eso hará que nos cueste más pedalear, lo mismo sucederá si nuestra cadena o nuestras marchas no se encuentran bien engrasadas.

No tengas prisa

Cuando sales a montar en bici, ya sea un paseo o haciendo una ruta, no es necesario darlo todo, lo ideal es tomárnoslo con calma, y más teniendo en cuenta la temporada en la que estamos. No sirve de nada hacer un esfuerzo extra si ello puede suponer un riesgo para nosotros.