El uso de la bicicleta se ha ido expandiendo entre las personas cada vez más, y no me refiero únicamente como hobby. Poco a poco ha ido creciendo el número de personas que utilizamos la bicicleta para movernos por la ciudad y no es raro que la noche se nos eche encima. Por ello, es importante contar con un sistema de iluminación que nos facilite ver y ser vistos.

Lo primero que haremos será especificar los dos tipos de luces con las que deberemos contar:

  • · Por un lado, tenemos las luces de seguridad. Estas son, de entre los dos tipos, la que mayor seguridad nos aportan ya que permitirán a los vehículos y a otros ciclistas vernos en la oscuridad. De este modo podremos evitar vernos involucrados en un accidente.
  • · Por otro lado, es necesario que llevemos una luz de iluminación. Esta, al contrario que la de seguridad, irá situada en la parte delantera de nuestra bicicleta y será la que nos permita ver si tenemos algún obstáculo delante, evitando así una caída indeseada.

Normativa sobre iluminación en bicicletas.

Al igual que un automóvil o una motocicleta, la bici está considerada como un vehículo y por ello se encuentra regulada por una legislación, concretamente la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial. Actualmente, en cuanto al tema de iluminación en bicicletas se refiere (Artículo 42), existen varias leyes que hay que cumplir si queremos circular entre la puesta y la salida del sol, y dentro de los túneles a cualquier hora:

  • · La luz delantera (o de iluminación) debe ser blanca y el piloto trasero (o de seguridad) debe ser rojo.
  • · Las luces deben ser fijas y no intermitentes.
  • · Es obligatorio el uso de 1 catadióptrico trasero no triangular de color rojo situado en la parte trasera de la bicicleta.
  • · En cuanto a los catadióptricos en los pedales, decir que es opcional llevar 1 o 2 de color amarillo auto en cada pedal.
  • · Por último, será opcional también la utilización de catadióptricos en los radios de las ruedas. De utilizarse se deberán llevar 4 de color amarillo auto.

No solo las bicis deben contar con elementos reflectantes. Cuando la cantidad de luz sea escasa como para facilitar nuestra visibilidad, el ciclista deberá llevar puesta alguna prenda reflectante que facilite ser visto a unos 150 metros.

Cómo escoger la iluminación adecuada

Finalmente, a la hora de elegir la iluminación adecuada para nuestra bicicleta es importante que tengamos en cuenta varios aspectos que nos ayudarán a decantarnos por una luz o por otra:

  • · La potencia de la luz. Se trata de uno de los aspectos más importantes. Con el fin de poder ser vistos desde una distancia suficiente para no vernos involucrados en un accidente, es importante elegir una foto que posea suficientes lúmenes (unidad de medida del flujo luminoso de una fuente de luz) que nos hagan visibles en la oscuridad.
  • · La ligereza. Este aspecto es algo menos importante. No obstante, si queremos que nuestras salidas, o simplemente, nuestros momentos sobre la bici sean más cómodos, deberemos elegir una luz cuyo peso no sea muy elevado.
  • · La autonomía. Sin duda este es, junto con la potencia de luz, el aspecto más importante a la hora de elegir un buen foco. Es importante que no nos quedemos sin luz cuando montamos de noche ya que eso aumentaría las posibilidades de sufrir un accidente. Cabe destacar que existen dos tipos de focos, los que funcionan con batería y los que funcionan a pilas. ¿Cuál es mejor? Bajo mi punto de vista, yo me decantaría por un foco que funcione con pilas ya que las baterías de estos focos suelen ser de muy poca autonomía debido a sus pequeñas dimensiones.